Publicidad

El guardameta Volkan Demirel y Bruno Alves del Fenerbahce el martes, durante un partido clasificatorio a la Champions ante el Arsenal.

Publicidad