Publicidad

Un aficionado brasileño durante el partido que su equipo ganó ante Italia.

Publicidad