Publicidad

Los jugadores del Fulham mientras ingresaban al bus que los trasladó al hotel Marriott.

Publicidad