Publicidad

Andrea Pirlo celebra su gol junto a Mario Barotelli, en el amistoso ante San Marino.

Publicidad