Publicidad

Arjen Robben tuvo muy pocas incursiones de peligro en la semifinal contra Argentina.

Publicidad