Publicidad

La decepción era evidente en los rostros de Chris Wood (#20) y el resto de jugadores de Nueva Zelanda.

Publicidad