Publicidad

Mundial de Brasil 2014

Colombia recibe a su selección con multitudinaria fiesta

Al comenzar su recorrido por Bogotá, los jugadores se encontraron una mancha amarilla compuesta por miles de seguidores que desde muy temprano se lanzaron a las calles para recibirlos como héroes.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

FOTO: AP

Bogotá

Colombia recibió este domingo con alfombra roja y una multitudinaria fiesta en las calles de Bogotá a los jugadores de la selección nacional de fútbol que hicieron historia en el Mundial de Brasil 2014 al alcanzar por primera vez los cuartos de final.

El avión en el que llegaron los futbolistas, procedentes de Brasil, fue recibido en el aeropuerto El Dorado de Bogotá con un arco de agua hecho por el cuerpo de bomberos local y al descender de la aeronave los jugadores fueron conducidos por una alfombra roja hacia un bus descapotado.

Decenas de agentes de seguridad y trabajadores del aeropuerto fueron los primeros en aplaudir a los jugadores tras su llegada al país e incluso algunos aprovecharon para besarles, estrecharles la mano u obtener autógrafos en ese momento.

“Fue el vuelo más emocionante de mi vida. Los muchachos son humildad, amor”, dijo al canal Caracol, Nadia, una de las auxiliares de vuelo que formó parte de la tripulación de Avianca que trajo a los futbolistas a Colombia.

La selección colombiana fue eliminada por Brasil del Mundial el pasado viernes, en un partido de cuartos de final que quedó 2-1 y que permitió a la joven revelación de Colombia, James Rodríguez, anotar su sexto tanto y posicionarse como el goleador del torneo.

A su llegada a Colombia, Rodríguez se mostró emocionado y dijo a los seguidores: “Gracias por estar siempre ahí, gracias por el apoyo, los queremos mucho”.

Ya al salir del aeropuerto y comenzar su recorrido por las calles de Bogotá, los jugadores se encontraron con miles de seguidores que desde muy temprano se lanzaron a las calles para recibir como héroes a los miembros de la selección.

“Estamos muy contentos aquí esperando nuestra gran selección, somos ganadores por haber llegado a este punto”, dijo a la prensa Eduardo, un hincha que acudió al recibimiento junto a sus dos hijas.

“Somos 47 millones de colombianos que nos unimos por una ilusión”, dijo a su vez otro emocionado bogotano, que llevaba la camiseta roja de la selección.

La camiseta predominante entre los hinchas en las calles era la clásica amarilla. Ya desde antes de que saliera el bus del aeropuerto hacia el parque Simón Bolívar, adonde llegará la selección para ser homenajeada tras su recorrido por las calles, estaba repleto de aficionados y se había convertido en una gigantesca mancha amarilla.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

Publicidad

Sondeo ¡Participe!

¿Marcará diferencia la ventaja deportiva en las semifinales del Torneo de Invierno?

Ver resultados

Publicidad

Blogs

Publicidad


Pelé está grave

Infección urinaria tiene al astro en cuidados especiales

Leandro Castán será operado del cerebro

Defensor será operado por una malformación congénita y un edema.

La F1 y su nueva monarca

La pareja de Lewis Hamilton, nuevo campeón mundial, deslumbró en el Gran Premio celebrado en Abu Dhabi.

Higuaín quiere consolar a Zaira

La modelo argentina recién terminó su noviazgo de tres años con el tenista Juan Mónaco. Y el “Pipita” la pretende.

Allen Iverson, la piedra en las tenis de Nike

Exjugador vetó un tributo indirecto hacia él, porque Reebok es su patrocinador.

Las calamidades de David ‘Calamity’ James

David James, quien fuera portero de Inglaterra, está en la quiebra.

Batman versus el Valencia

Para DC Comics, el renovado logo del club ché se parece mucho al del encapotado.

Comida caribeña con sello de Nery Brenes

El velocista y su esposa abrieron un restaurante en Heredia.

Floyd Mayweather vive rodeado de excesos y desnudistas

El boxeador vive jornadas desenfrenadas: jets privados, autos de lujo, nudistas...

Hijo de Pelé está en la cárcel

El exarquero y asistente técnico del Santos fue detenido ayer por la policía de Brasil y enfrenta condena de 33 años.