Publicidad

Dilma Rousseff y Vladimir Putin, mandatarios de Brasil y Rusia respectivamente, hicieron ayer en Río de Janeiro un simbólico traspaso de sede mundialista.

Publicidad