Publicidad

La estirada del portero francés Hugo Lloris fue insuficiente para detener el cabezazo de Mats Hummels con el cual Alemania abrió la cuenta en el partido de cuartos de final del Mundial de Brasil 2014.

Publicidad