Publicidad

Al final del juego ante Suiza las lágrimas de esta aficionada, en Sao Paulo, se convirtieron en felicidad.

Publicidad