Publicidad

Mesut Özil (der.) celebra con su compañero de equipo Max Kruse (izq.) después de anotar su primer gol contra Suecia.

Publicidad