Publicidad

El alemán Thomas Müller (centro) ante la salida del portero argelino Rais Mbolhi (derecha).

Publicidad