Publicidad

Uhuru Kenyatta, presidente de Kenia, se emocionó al recibir el trofeo.

Publicidad