Publicidad

Los jugadores brasileños celebran uno de los tres goles que le propinaron a la selección de Portugal.

Publicidad