Publicidad

ESPECIAL | El Mundial aún es latino

La Selección de Colombia que nos salvó del pasado

[Testimonio de un colombiano] Durante 16 años solo miramos por el retrovisor y hacia atrás. Ahora el once de José Néstor Pékerman hace lo impensable y nos pone a soñar con la gloria.

Su majestad. El Rey. En Colombia no hay palabras para describir ni a James ni a la selección.

AFP

Celebra la afición colombiana, en casa, donde los goles de James se gritan en más de 40 millones de gargantas.

AFP

Su majestad. El Rey. En Colombia no hay palabras para describir ni a James ni a la selección.

AFP

Celebra la afición colombiana, en casa, donde los goles de James se gritan en más de 40 millones de gargantas.

AFP

Bogotá, Colombia

La inocencia se me fue por el caño a los diez años cuando mataron a Andrés Escobar. Entonces nadie hablaba de otra cosa: en los noticieros, en el salón de clases del colegio, en los buses. Mataron a Andrés, decían en el mercado las señoras, mataron a Andrés me dijo mi abuelo. Y estaba llorando.

A Andrés lo mataron por ese autogol en el partido contra Estados Unidos que dejó a Colombia fuera del Mundial del '94. Lo mataron en Medellín de seis balazos porque anotó en contra y, la favorita de ese año, la tricolor del 'Pibe' y del 'Tino' Asprilla se quedó afuera en la primera ronda, humillada, rota, cumpliendo el pronóstico de nadie: la gran favorita fue la gran derrotada.

Con el asesinato grotesco de Andrés Escobar mi inocencia se fue, entera, por el caño. Y la del país también. No mataron a un jugador de futbol, mataron el ensueño. Mataron la ilusión, mataron al país completo.

Colombia se fracturó. ¿Qué es un país sin héroes?

Entonces, luego de eso, la clasificación a Francia '98 fue apenas una anécdota. Un cataplasma de barro sobre una herida sangrante. Una herida que se quería ignorar pero que no por eso cicatriza. ¿A dónde va un país sin héroes?

El futbol colombiano era por esos días un futbol de imaginario colectivo, un futbol de yo creo que juegan pero no, no juegan. Un futbol en el que perder es ganar. Un futbol de excusas pero no de goles. Un futbol de resignación, de peor es nada. Futbol de un solo gol. Un solo gol en todo el Mundial. ¿Qué es un país sin heroísmos?

Dieciséis años pasaron. Colombia se quedó entonces estancada en viejos momentos de gloria, como el veterano de una antigua guerra que revive sus batallas, seguro de que para él ya no habrá más ejércitos qué enfrentar.

Todavía los ojos se hacían agua al ver a Freddy Rincón, corriendo en punta de pies, como una gacela de ébano, para alcanzar el pase del 'Pibe' Valderrama y luego meter ese balón imposible por entre las piernas del portero de Alemania (¡Alemania!) para clasificar a Colombia octavos de final en el año 90.

¿Y qué decir del 5-0 contra Argentina en las eliminatorias del '93? Batallas épicas que se reviven como un deja vú obligado para nosotros, un país sin ensueño, sin futuro. Un país en el que matan a los héroes cuando se equivocan y que necesita fijar los ojos en el pasado para seguir vivo y avanzando.

Entonces, como si de un secreto se tratara, cuando ya la resignación era la constante, aparece casi de la nada esta Selección de Colombia, la de Brasil 2014 que de pronto está en los cuartos de final invicta, con ese James Rodríguez de 22 años goleador, con Faryd Mondragón llorando porque rompe récords al seguir activo en las canchas a los 43.

Luego de 16 años de fracasos, este equipo triunfador se siente extraño, como caminar con las piernas de otro. Y se siente extraño el corazón, que de pronto, lleno de fe, repleto de rara esperanza, late y late y late. Se siente extraño sentirse así de feliz, así de ilusionado, como un niño de diez años que ve marcar un gol de su selección y se abraza a su abuelo que, justo en ese momento, y a fuerza de la emoción, es inmortal.

Es rara esta selección de Juan Guillermo Cuadrado y de Teo Gutiérrez que va contra Brasil en cuartos de final y que lleva once goles marcados. Una selección amalgama: con el kilometraje de general de Mario Alberto Yepes, con la juventud hambrienta de Juan Fernando Quintero, ya un crack a los 20 años.

Este es el equipo del por qué no. ¿Por qué no olvidarnos de la guerrilla?, ¿por qué no olvidarnos que nos damos dentelladas en yugular durante las elecciones presidenciales?, ¿por qué no esperanzarnos? Después de todo esperamos por esto sin saber siquiera que estábamos esperando esto y el momento llegó.

Es raro gritar los goles de James. Morirse por ese futbol que no se parece a otro, que no vimos nunca antes. El futbol de Armero, Zúñiga, Ospina, Ramos. El futbol sin pibes ni escorpiones. El futbol de Pékerman, el gaucho judío con alma tricolor.

Es rara esta Colombia que sabe ganar y que se hizo una rara Cenicienta heroína que salvó a un país sin héroes.

Es rara esta Selección, un poco anónima pero efectiva, muy poderosa pero igual de humilde. Es rara esta selección de héroes que, pase lo que pase de ahora en adelante, ya nos salvó del pasado y nos dio un futuro.

Lástima que mataron a Andrés: él sí que sabía de heroísmo.

* Adolfo Ochoa Moyano es subeditor en noticiasRCN.com

Publicidad

Sondeo ¡Participe!

¿Marcará diferencia la ventaja deportiva en las semifinales del Torneo de Invierno?

Ver resultados

Publicidad

Blogs

Publicidad


Pelé está grave

Infección urinaria tiene al astro en cuidados especiales

Leandro Castán será operado del cerebro

Defensor será operado por una malformación congénita y un edema.

La F1 y su nueva monarca

La pareja de Lewis Hamilton, nuevo campeón mundial, deslumbró en el Gran Premio celebrado en Abu Dhabi.

Higuaín quiere consolar a Zaira

La modelo argentina recién terminó su noviazgo de tres años con el tenista Juan Mónaco. Y el “Pipita” la pretende.

Allen Iverson, la piedra en las tenis de Nike

Exjugador vetó un tributo indirecto hacia él, porque Reebok es su patrocinador.

Las calamidades de David ‘Calamity’ James

David James, quien fuera portero de Inglaterra, está en la quiebra.

Batman versus el Valencia

Para DC Comics, el renovado logo del club ché se parece mucho al del encapotado.

Comida caribeña con sello de Nery Brenes

El velocista y su esposa abrieron un restaurante en Heredia.

Floyd Mayweather vive rodeado de excesos y desnudistas

El boxeador vive jornadas desenfrenadas: jets privados, autos de lujo, nudistas...

Hijo de Pelé está en la cárcel

El exarquero y asistente técnico del Santos fue detenido ayer por la policía de Brasil y enfrenta condena de 33 años.