Publicidad

No hubo poder papal que salvara a este aficionado del dolor al ver caer a su equipo.

Publicidad