Publicidad

Las graderías quedaron desoladas en el Maracaná, los alemanes se fueron a celebrar y este argentino quedó ajeno al festejo.

Publicidad