Publicidad

El 18 de noviembre del 2012, Fluminense se proclamó campeón de Brasil y su emblemático jugador, Fred, besó el trofeo que los acredita como monarca.

Publicidad