Publicidad

Alex Ferguson celebra con sus jugadores, después de que derrotó aL Bayern Munich en la final de la Champions en Barcelona, el 26 de mayo de 1999

Publicidad