Publicidad

Alex Ferguson aplaude a los aficionados que están de pie en medio de sus jugadores al final del partido ante el West Bromwich.

Publicidad