Publicidad

Charlie Adam (izquierda) festeja uno de sus goles ante el Manchester United.

Publicidad