Publicidad

Christian Eriksen (der.) celebra con Emmanuel Adebayor después de anotar el tercer gol del Tottenham ante el Sunderland.

Publicidad