Publicidad

El jugador del Everton, Romelu Lukaku (centro), festeja el segundo gol del Everton ante el Arsenal.

Publicidad