Publicidad

El jugador del Liverpool Steven Gerrard celebra la victoria sobre el Everton.

Publicidad