Publicidad

El jugador del Manchester City, Yaya Toure (izquierda), ante la marca de Marouane Chamakh del Crystal Palace.

Publicidad