Publicidad

Marouane Chamakh (izq.) celebra su gol ante el West Ham United con su compañero Cameron Jerome.

Publicidad