Publicidad

Gareth McAuley (izq.) del West Bromwich disputa el balón con Fernando Torres del Chelsea.

Publicidad