Publicidad

Mikel Arteta (der.) celebra su anotación con su compañero del Arsenal Mesut Ozil, en partido ante el Crystal Palace.

Publicidad