Publicidad

Nicolas Anelka causó revuelo con su forma de celebrar los goles ante el West Ham.

Publicidad