Publicidad

Un guarda de seguridad camina en la cancha del estadio Etihad, donde se iba a disputar el partido entre el Manchester City y el Sunderland.

Publicidad