Publicidad

La Fiebre del Choripan

Hermes Solano, Quería ser como José Alexis Rojas, el "Superman", porque siempre le gustó la portería, pero cuando tenía 17 años vio debutar al que considera el mejor arquero de la historia: Iker Casillas.

ir a la lista de Blogs

Fichajes

Y volvió el “Machillo” a la Liga

Lo dije la semana pasada. Todos, bueno, una gran mayoría para no generalizar, querían de vuelta a Óscar Ramírez en la Liga. Deseo cumplido.

La directiva rojinegra lo llamó, lo buscó, le aceptó sus condiciones y hoy el "Machillo" es nuevamente el jefe en Alajuelense.

Solo pasaron cuatro meses desde su adiós, pero fue suficiente para caer en cuenta que fue un error dejar ir al técnico que les devolvió la alegría de las victorias, los puso en lo más alto del futbol tico y los llevó de nuevo a competir internacionalmente.

¿La mejor elección? Por números y resultados sí. Claro, ahora el reto es mayor para el técnico. Nadie cuestiona su capacidad, y no puede generar dudas, pero debe hacer olvidar aquella famosa frase de que la "segundas partes no son buenas".

Muchos lo piensan y hasta se lo recordarán al entrenador.

Él llega con ganas de trabajar, de sentir esa presión que representa sentarse en el banquillo liguista.

"Vamos a trabajar y buscar el título. Sabemos que no es fácil, pero las ganas que tenemos de hacerlo nos va a ayudar mucho", dijo durante su presentación.

En los cinco torneos que dirigió a los rojinegros Ramírez vio como se iban y llegaban jugadores y en cada semestre debía cambiar su once, adaptarlo, moldearlo a su idea, improvisar futbolistas en puestos que no eran los suyos.

Hoy se encontrará con una Liga muy distinta a la que él dejó en enero pasado, pero le tocará conocer a muy pocos, porque la mayoría estuvo con él.

"Ha cambiado, pero queda un porcentaje importante y lo otro es trabajar".

Está dispuesto a asumir la responsabilidad, cree en su trabajo, confía en su capacidad.

¿Distinta por qué? Porque no tiene a Gabas, a Acosta, a Diego Calvo, ni tampoco tendrá a Christopher Meneses; porque el equipo cambió su estilo de juego y deberá volver a retomar su idea; porque se encontrará con futbolistas como Jerry Palacios al que tiene que conocer, y también con un José Guillermo Ortiz con más recorrido.

El "Machillo" está de vuelta para el gusto de muchos liguistas, el enojo de otros y quizá la preocupación de los rivales.

Llega con ganas, esas que no tenía cuando inició el año. Ah y con algunos kilos de menos gracias a su descanso y a su afición por el ciclismo.