Publicidad

La Fiebre del Choripan

Hermes Solano, Quería ser como José Alexis Rojas, el "Superman", porque siempre le gustó la portería, pero cuando tenía 17 años vio debutar al que considera el mejor arquero de la historia: Iker Casillas.

ir a la lista de Blogs

Alajuelense

Las derrotas se aceptan tanto o más que las victorias

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

Tras finalizar el clásico nacional abordé a Johnny Acosta para preguntarle que había pasado en la jugada del penal que fue el que marcó la diferencia en el partido a favor del Saprissa.

Venía caliente por la derrota, era lógico, a nadie le gusta perder y menos si es contra el archirrival, pero si se está metido en esto del fútbol hay que saber que las derrotas son parte de y la educación es vital.

Además de caliente estaba molesto, pero así salieron del campo otros jugadores como Armando Alonso, Kenner Gutiérrez, Luis Miguel Valle y ellos, aunque se les notaba que la pérdida les pegó fuerte, hablaron a la prensa sin aleteos ni faltas de respeto.

Acosta fue otro caso. "¿Quien es el campeón?, yo le pregunto a usted, ¿quien es el campeón?" Esa era la respuesta a la pregunta de lo que significaba la derrota para la Liga en el clásico en la misma semana que quedó fuera de la Concacaf Liga Campeones.

Una pregunta, a mi criterio, normal después de un partido para lo que representa la Liga en el fútbol tico.

Tiene razón Acosta, su equipo es el campeón, pero eso no tenía nada que ver en ese momento.

Su escudo para no aceptar la realidad de lo que pasó en la cancha, haya sido falta o no la acción con Carlos Saucedo me pareció absurdo.

No le quería dar mucha importancia al asunto, más allá de la trascendencia que tuvo con video incluido en yashinquesada.com y una nota en Canal 7.

Lo cierto es que no es la primera ni va a ser la última vez que me pasan ese tipo de cosas con los jugadores en esta profesión.

Al final decidí escribir el blog sobre este tema después de escuchar al mismo Johnny Acosta dar declaraciones totalmente tranquilas después de la victoria contra Carmelita.

Claro, el escenario era diferente, venían de ganar y ahí las cosas son buenas, pero a lo que voy es que en esto se debe ser consecuente.

Si sabemos ganar, también debemos saber perder... Así es el fútbol hoy y así ha sido siempre.

Lo que nunca hay que dejar de lado es que la humildad y la educación son dos pilares que tienen que venir inmersos en cada persona para poder triunfar en la vida, aunque muchos cuando ven el éxito de cerca se les olvida de donde vienen.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One: