Publicidad

1. Camine de puntillas a lo largo de la piscina y regrese caminando de talones para activar la circulación y evitar calambres. Este movimiento se complementa con dos mancuernas para trabajar los brazos.

Publicidad