Publicidad

Mundial Brasil 2014

Estadio Nacional alcanzó los 96,08 decibeles en partido Costa Rica-Estados Unidos

El ruido que hizo la afición tica el viernes fue parecido al de un concierto de rock.

La afición de Costa Rica se hizo sentir y le metió miedo a la selección de Estados Unidos, que tuvo que aguantar ruidos que llegaron hasta los 96,08 decibeles (dB), muy cercano a lo generado en un concierto de rock.

Según la página en internet asifunciona.com, que se dedica a temas y curiosidades científicas, un concierto de rock alcanza los 100 y 110 decibeles.

Los ticos en el Nacional estaban ya calientes cuando Johnny Acosta abrió el marcador a los 2 minutos, donde la euforia alcanzó su punto máximo.

La medida de los gritos, silbidos y cánticos de los aficionados superaron los 92 dB en 28 distintos momentos del juego.

Esto duplica lo permitido para el torneo la Unión Centroamericana (UNCAF) en enero pasado.

Para ese certamen, la sala IV acogió un recurso de amparo y ordenó que los decibeles no podían pasar de 45.

La medición realizada el viernes no es científica y se hizo con la aplicación Medida de Ruido del Iphone, creada por el Centro de Estudio y Control del Ruido de España, y tiene margen de error.

Ruido de principio a fin

Desde que Estados Unidos ingresó al campo, los miles de ticos le hicieron saber que no olvidan lo del “juego de la nieve” y que estaban a muerte con la Tricolor.

En ese momento el sonido alcanzó los 94,47 decibeles. Subió a 96 cuando Costa Rica regresó a los camerinos después de calentar y subió más cuando los abucheos y silbidos no permitieron escuchar el himno de los norteamericanos.

Con el gol de Acosta, el Nacional “estalló”, con el de Celso Borges alcanzó los 95,2 dB y cuando anotó Joel Campbell llegó a los 96,1.

El apoyo de la afición erizó la piel, aceleró corazones y contagió a los seleccionados costarricenses.

“Es incondicional lo que hizo la afición, llenaron el estadio y siempre nos apoyaron”, dijo el volante Yeltsin Tejeda.

Bryan Ruiz afirmó: “Sabemos que nuestro estadio empieza a pesar, se empieza a sentir”.

La Sele podría sellar la clasificación en Jamaica

Líder de la eliminatoria y con seis puntos de diferencia con el cuarto lugar, México, Costa Rica está a un paso de clasificar a su cuarto Mundial.

Una derrota de México y un triunfo o empate de la Tricolor en Jamaica sellaría el boleto.

También clasificaría con una victoria y una derrota de Honduras en casa ante Panamá.

“Dependemos de nosotros y si ganamos el otro partido estamos en el Mundial”, afirmó el capitán Bryan Ruiz al final del juego del viernes.

Keylor Navas, quien no estará por sanción, dijo que “ojalá ganemos en Jamaica, ahí tenemos la clasificación y vamos intentar darlo todo, los compañeros se van a esforzar, van a ganar el partido y estaremos en Brasil”.

Publicidad

Sondeo ¡Participe!

¿Marcará diferencia la ventaja deportiva en las semifinales del Torneo de Invierno?

Ver resultados

Publicidad

Blogs

Publicidad


Pelé está grave

Infección urinaria tiene al astro en cuidados especiales

Leandro Castán será operado del cerebro

Defensor será operado por una malformación congénita y un edema.

La F1 y su nueva monarca

La pareja de Lewis Hamilton, nuevo campeón mundial, deslumbró en el Gran Premio celebrado en Abu Dhabi.

Higuaín quiere consolar a Zaira

La modelo argentina recién terminó su noviazgo de tres años con el tenista Juan Mónaco. Y el “Pipita” la pretende.

Allen Iverson, la piedra en las tenis de Nike

Exjugador vetó un tributo indirecto hacia él, porque Reebok es su patrocinador.

Las calamidades de David ‘Calamity’ James

David James, quien fuera portero de Inglaterra, está en la quiebra.

Batman versus el Valencia

Para DC Comics, el renovado logo del club ché se parece mucho al del encapotado.

Comida caribeña con sello de Nery Brenes

El velocista y su esposa abrieron un restaurante en Heredia.

Floyd Mayweather vive rodeado de excesos y desnudistas

El boxeador vive jornadas desenfrenadas: jets privados, autos de lujo, nudistas...

Hijo de Pelé está en la cárcel

El exarquero y asistente técnico del Santos fue detenido ayer por la policía de Brasil y enfrenta condena de 33 años.