Publicidad

Franck Ribery en una jugada contra el defensor del Borussia, Lukas Piszczek. / AFP

Publicidad