Publicidad

 Ingrid Morales, ayer en su casa de  habitación en San Juan de Tibás.  | /FOTO: ALEXANDER OTÁROLA

Publicidad