Publicidad

 Johnny Acosta (derecha) emprende el camino al festejo en el minuto dos, ante la desazón “gringa” y la alegría de Celso Borges. | /FOTO: RAFAEL PACHECO

Publicidad