Publicidad

Selección Nacional

Jorge Luis Pinto: ‘Nunca he recibido un golpe mortal en el amor’

Jorge Luis pinto, un técnico que baila bien y nunca ha recibido un golpe mortal de amor.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

El objetivo era claro al llegar al Proyecto Gol la tarde de este jueves.

Conocer al otro Jorge Luis Pinto Afanador, al progenitor de la clasificación de la Selección Nacional a la Copa del Mundo todos lo han visto, pero a este, al que le habría gustado tocar piano, no.

La entrevista se haría en su oficina. Pensé que estaría más relajado, pero no fue así. Con el ¡Hola! me dio la impresión de que le robaba un minuto fundamental en la toma de una decisión. Presurosos nos sentamos y la charla comenzó. Una charla atípica en su caso, pues está acostumbrado a la verborrea futbolera.

Fue así como poco a poco comenzó a mostrarse el amiguero y el tambor mayor de la segundaria. Los 20 minutos pautados se convirtieron en 60, durante los cuales las lágrimas lo traicionaron con facilidad dejando en claro, que este al que vimos, efectivamente es el otro Pinto.

Siempre fue líder

Estaba emotivo. Haber alcanzado el sueño por el que dio tantos pasos le llenan aún de agua la mirada. Un anhelo que imaginó siendo chiquillo en su natal Colombia, incluso en Alemania y Brasil donde acudió ávido de conocimiento deportivo, y el cual, no sabe a dónde lo llevará.

“No sé qué haré después del Mundial”, dice mientras entra en confort. Sabe que el éxito y el fracaso marcarán su siguiente paso y lo tiene asimilado. Una cualidad inherente a su personalidad, la cual afloró siento el capitán de su equipo de futbol y el tambor mayor de la banda colegial.

Ir engendrando el estruendo de su tambor al frente del desfile le hinchaba el alma de orgullo. Desde aquel entonces pulió su don de liderazgo, lo hacía organizando la atracción musical de las fiestas y desde el ala política de su escuela. Otra de las pasiones que convirtió en realidad, pues fue concejal en su pueblo. Un rasgo heredado por su hija, pues lo tiene al tanto del acontecer político de su país.

En este punto. Su rostro es afable e inexistente la pose de entrevistado. Recorrer la etapa de juventud que tanto ama le encanta. Es en esta que las anécdotas se agolpan en su mente, la que más rápido aparece es la de su novia, la reina del colegio con quien fue feliz. Ser popular es normal para él, así como mandar, dice riendo.

Nunca se queda sentado

Aunque su vida ha sido el futbol, sabe que debe procurarle un mañana a su familia, por eso su finca de ganado lechero y de engorde es parte de sus proyectos. Aunque la tiene descuidada y no produce lo que debería, acepta con cierto pesar. Sin embargo, otro tema es el que lo aflige más, la lejanía de sus hijos. La soledad le pesa, estar más pendiente de ellos es lo que se le viene a la cabeza mientras sus ojos se tornan vidriosos. Las 3 ó 4 llamadas diarias no son suficientes, “ellos me doblegan”, afirma adornado de una carcajada.

No menos es el sentimiento de amor que le profesa a su esposa. Nueve o diez es la nota que se da como marido. “Quizá el único error que cometí fue separarme, pero para bien o mal se dio, eso sí en ambas relaciones he sido respetuoso en todo sentido”.

Nunca sufrió problemas de mujeres ni un golpe magistral de despecho. Tuvo sus aventuras hasta que llegó el momento de buscar compañera. “He sido bien portado”, dice serio y enseguida añade la anécdota graciosa, “cuando me marché a Alemania me olvidé de una novia que tenía, 22 días después caí en cuenta de eso”. Pese al desliz, él se declara romántico y sentimental, llora fácil y con sentimiento –lo vi–. Los gestos y las tragedias sociales lo conmueven.

Para otros menesteres el “Profe” –como le dicen sus pupilos– es menos victorioso que en la cancha, asegura. La música es una, aunque le agrada la salsa romántica y el buen son de Niche, Charlie Zaa y el de su amigo Carlos Vives, de quien ha visto alguna novela. Pero ¿se defiende en la pista también? Presuroso dice. “Claro, quedarme sentado jamás”.

Y, es ahí donde nos lanza un tiro único, “me habría encantado tocar piano. Mi manualidad es muy mala y el oído de pronto, pero me gusta verlos tocar”, dice mientras esboza una frágil sonrisa.

Así es Jorge Luis Pinto. El hombre clásico, de carácter definido, perfeccionista y que abomina la traición. Al que le encanta la equitación criolla, ir de compras con su mujer y el cual, hoy admite dormir ilusionado con hacer realidad el sueño de obsequiarnos un gran Mundial de futbol a los ticos.

“La mentira me enferma. Difícilmente la disculpo aunque pueda entenderla”

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

Publicidad

Sondeo ¡Participe!

¿Marcará diferencia la ventaja deportiva en las semifinales del Torneo de Invierno?

Ver resultados

Publicidad

Blogs

Publicidad


Pelé está grave

Infección urinaria tiene al astro en cuidados especiales

Leandro Castán será operado del cerebro

Defensor será operado por una malformación congénita y un edema.

La F1 y su nueva monarca

La pareja de Lewis Hamilton, nuevo campeón mundial, deslumbró en el Gran Premio celebrado en Abu Dhabi.

Higuaín quiere consolar a Zaira

La modelo argentina recién terminó su noviazgo de tres años con el tenista Juan Mónaco. Y el “Pipita” la pretende.

Allen Iverson, la piedra en las tenis de Nike

Exjugador vetó un tributo indirecto hacia él, porque Reebok es su patrocinador.

Las calamidades de David ‘Calamity’ James

David James, quien fuera portero de Inglaterra, está en la quiebra.

Batman versus el Valencia

Para DC Comics, el renovado logo del club ché se parece mucho al del encapotado.

Comida caribeña con sello de Nery Brenes

El velocista y su esposa abrieron un restaurante en Heredia.

Floyd Mayweather vive rodeado de excesos y desnudistas

El boxeador vive jornadas desenfrenadas: jets privados, autos de lujo, nudistas...

Hijo de Pelé está en la cárcel

El exarquero y asistente técnico del Santos fue detenido ayer por la policía de Brasil y enfrenta condena de 33 años.