Publicidad

Marco Ureña (16) buscó hacerse con el balón que custodiaban dos surcoreanos.  | /FOTO: GERMÁN ALEGRÍA

Publicidad