Publicidad

 Mauricio Castillo (der.) protege el balón ante la marca del florense Esteban Granados en la final.  | /FOTO: CARLOS BORBÓN.

Publicidad