Publicidad

Con el pitazo final la  euforia se apoderó de jugadores y aficionados caribeños en Playa Bonita.  | /FOTO: JOSÉ RIVERA

Publicidad