Publicidad

Wayne Rooney y  Robin Van Persie se mostraron contrariados tras el segundo gol del   Stoke City, marcado por Charlie Adam.  | /FOTO: EFE

Publicidad