Publicidad

 En el Servimás del Walmart de San Sebastián, la fila por comprar una entrada era interminable. A las 11:30 a. m. no habían vendido ni una según dijeron los aficionados. | /FOTO: MEYLIN AGUILERA

Publicidad