Publicidad

 Tahicelis Marcano (izq.) vigila de cerca a Gloriana Villalobos. La tica fue un dolor de cabeza para la defensa venezolana. | /FOTO: ALONSO TENORIO

Publicidad