Publicidad

MAGNÍFICOS

El Tata la dejó ir

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

Como dicen los locutores deportivos: Gerardo “Tata” Martino la dejó ir…

Sí, me refiero al técnico argentino que dirige a uno de los mejores equipos de futbol del mundo y la historia, el Barcelona.

A ese D. T. le sirvieron el “balón” a boca de jarro, se lo pusieron en el punto de penal y sin portero para que simplemente anotara y se luciera.En efecto, le regalaron una oportunidad de oro para que exhibiera su espíritu deportivo, actuara con altura y elegancia, marcara la diferencia y sirviera de ejemplo para el mundo.La tuvo, sí la tuvo para dar una verdadera cátedra de generosidad y desprendimiento, pero la pifió. Lástima porque la humanidad en general y el deporte en específico necesitan buenos gestos , de nobleza y grandeza.

¿De qué estoy hablando en concreto? Ni más ni menos que del acto de mezquindad que protagonizó Martino la semana pasada cuando le restó valor al Balón de Oro ganado por el portugués Cristiano Ronaldo.“El mejor futbolista es uno y el premiado por un año es otro, y el mejor del mundo lo tenemos nosotros acá (el también argentino Lionel “La Pulga” Messi)”, manifestó el “Tata”.

No dudo que Messi sea el mejor jugador de futbol , pero me parece de mal gusto proclamarlo así a costa de disminuir las virtudes de CR7.

Al futbol, que despierta también tantas pasiones, fanatismos y actos de violencia, le habría resultado refrescante un acto de señorío por parte de uno de sus actores principales.

En lugar de comportarse como un “envenenado” más, Martino habría impartido una auténtica lección de Fair Play, el cual no debe primar solo en las canchas, también fuera .No sé qué pensará Messi de este tipo de halago, pero a mí no me alegraría, ni aceptaría, un reconocimiento que tenga como punto de partida la intención de empañar los logros de alguien más. Con estímulos así…Eso es lo más desafortunado de las declaraciones del “Tata”: que maquilló de halago público un claro gesto de mezquindad.

Lamentablemente, la mezquindad es muy común en el mundo del futbol. La regla entre fanáticos es no solo no reconocer ni aplaudir las virtudes de los jugadores de los equipos rivales, sino además burlarse, chotear y hasta denigrar a tales futbolistas.

Para muestra, dos botones: Los saprissistas que se negaban a reconocer el talento de Wilmer López, y los manudos que se metían hasta con la ropa y la casa Wálter Centeno.Esta actitud no es ajena a entrenadores y dirigentes , quienes de cuando en cuando atizan la hoguera del fanatismo con declaraciones mezquinas.

Al igual que en los hogares, en el fútbol hacen falta tatas que den buen ejemplo…

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

Publicidad

Sondeo ¡Participe!

¿Marcará diferencia la ventaja deportiva en las semifinales del Torneo de Invierno?

Ver resultados

Publicidad

Blogs

Publicidad


Pelé está grave

Infección urinaria tiene al astro en cuidados especiales

Leandro Castán será operado del cerebro

Defensor será operado por una malformación congénita y un edema.

La F1 y su nueva monarca

La pareja de Lewis Hamilton, nuevo campeón mundial, deslumbró en el Gran Premio celebrado en Abu Dhabi.

Higuaín quiere consolar a Zaira

La modelo argentina recién terminó su noviazgo de tres años con el tenista Juan Mónaco. Y el “Pipita” la pretende.

Allen Iverson, la piedra en las tenis de Nike

Exjugador vetó un tributo indirecto hacia él, porque Reebok es su patrocinador.

Las calamidades de David ‘Calamity’ James

David James, quien fuera portero de Inglaterra, está en la quiebra.

Batman versus el Valencia

Para DC Comics, el renovado logo del club ché se parece mucho al del encapotado.

Comida caribeña con sello de Nery Brenes

El velocista y su esposa abrieron un restaurante en Heredia.

Floyd Mayweather vive rodeado de excesos y desnudistas

El boxeador vive jornadas desenfrenadas: jets privados, autos de lujo, nudistas...

Hijo de Pelé está en la cárcel

El exarquero y asistente técnico del Santos fue detenido ayer por la policía de Brasil y enfrenta condena de 33 años.