Publicidad

La preocupación de este aficionado mexicano era notable, mientras la felicidad invadía a los ticos.  | /FOTO: RAFAEL PACHECO

Publicidad