Publicidad

Nuestra Divina Comedia

Miguel Calderón, Antes de los 17 su vida giró alrededor de una pelota. Un buen consejo de sus padres interrumpió su sueño de ser futbolista. Cree que Messi es mejor que Cristiano Ronaldo.

ir a la lista de Blogs

Concachampions

El partido perfecto de Óscar Ramírez

Alajuela hoy es una fiesta. El "Macho" Ramírez bien podría ser declarado benemérito de la patria. Jerry Palacios es un ídolo para el liguismo y Patrick Pemberton es considerado un Juan Santamaría en el Morera Soto.

La hazaña pasó de ser un sueño a una realidad.

Alajuelense, ese equipo que dejó tantas dudas ante Puntarenas en su casa, que sucumbió ante Carmelita y que anteriormente cayó en la visita al San Miguelito de Panamá, llegó al Estadio Azteca para hacer historia.

Los manudos se plantaron como soldados ante el América y —me atrevo a decir— lograron su mejor juego en los últimos dos años.

Fue un partido perfecto para el "Macho" Ramírez, de esos que a él le encantan y que le salen a la medida. Ordenado, calculador, con un bloque impecable en defensa y letal cuando se trata de dar la estocada en la pizarra.

El "AmeTRIca" (la base de la selección mexicana) simplemente no pudo con las coberturas de Acosta, la marca de Palma y los candados de Ariel Rodríguez y Luis Miguel Valle.

El "Maza" Rodríguez, seleccionado nacional, se olvidó de marcar a Jerry Palacios y nuevamente un hondureño vacunó a la zaga azteca.

Tácticamente la propuesta salió como se había ensayado. También me atrevo a decir que Ramírez tenía al menos tres meses preparando las armas para este encuentro.

Nunca antes un equipo tico había salido con los tres puntos del Coloso de Santa Úrsula.

Ningún mexicano se imaginaba la debacle del equipo de moda en México y muchos menos en su casa. El campeón de ese país le dijo adiós al Mundial de Clubes.

Alajuelense dio un paso gigante, escribió uno de los capítulos más valiosos en su historia y hoy sigue con vida en la Concacaf.

Ahora en México se preguntan si Alajuelense es mejor que Nueva Zelanda. Ahora hasta una selección de Oceanía los pone a temblar. La crisis entre dirigentes y jugadores mexicanos no para...

Mientras tanto, en Costa Rica ya encontramos un hijo que se viste de verde y que otrora fue el gigante del área.

¡Felicidades rojinegros!