Publicidad

Malditos y benditos penales

Mucho menos en una final. El marco se hace gigante para el guardameta y diminuto para el lanzador.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

Unos le llaman “ruleta rusa”, otros “lotería”, como si dependiese de la suerte que la pelota vaya al fondo de las redes en un tiro de penal.

Suerte es ganar, moneda al aire, en el escudo o corona; pegarse la lotería; tirar penales, no. Mucho menos en una final. El marco se hace gigante para el guardameta y diminuto para el lanzador, en un duelo de nervios, técnica y determinación contra reflejos, maña e intuición. Son casi una batalla sicológica.

¿Injustos? Diga usted. Pero suerte no. El “Macho” Ramírez lo sabe. Más de un aficionado lo presentía: si la final llegaba hasta la definición desde el manchón blanco, los fantasmas de anteriores finales podían rondar el Rosabal Cordero.

Herediano, el mejor equipo de la temporada, el más completo, tenía pocas fisuras, pero la Liga supo empujarlo hasta el límite. ¿Suerte? No.



  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

Publicidad

Sondeo ¡Participe!

¿Marcará diferencia la ventaja deportiva en las semifinales del Torneo de Invierno?

Ver resultados

Publicidad