Publicidad

Lamentablemente bueno

Cerrado ayer el capítulo de las apelaciones, parece difícil que alguien logre en la mesa lo que en la cancha fue más que evidente.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

Es una lástima que no estén en la final: Allen Guevara, con sus repentinos arranques, pelota pegada al pie, máxima velocidad, como el soldado en película de guerra, decidido a correr entre las trincheras del enemigo , sin miedo a morir en la barrida agresora al límite del área; Mambo Núñez, con su maña y picardía, aplaudido y abucheado, nunca inadvertido, un ganster en el área rival, timador defensas, a los que deja tendidos con un amague, justo antes de desenvainar su capacidad goleadora para vencer al arquero. Es una lástima que no estén, pero no deben estar.

Cerrado ayer el capítulo de las apelaciones, parece difícil que alguien logre en la mesa lo que en la cancha fue más que evidente: dos agresiones infantiles, casi inofensivas, sin gracia, pero de inevitable castigo.

Por encima de las dos lamentables ausencias, el campeonato nacional gana en seriedad. Para triunfar en la mesa podrían pedirle al Niño un futbolín o un billar. También aplica un play station.



  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

Publicidad

Sondeo ¡Participe!

¿Marcará diferencia la ventaja deportiva en las semifinales del Torneo de Invierno?

Ver resultados

Publicidad