Publicidad

Ray Lewis de Baltimore Ravens delebra después de ganar ante San Francisco el Super Bowl XLVII.

Publicidad